El Consejo General de Enfermería y la Asociación de Personas con Ostomía de España unen fuerzas para dar visibilidad a esta situación, que cambia la vida y los hábitos diarios de quienes la padecen.

El Consejo General de Enfermería se ha reunido con la Asociación de Personas con Ostomía de España (ASOE) para trabajar en estrategias comunes en defensa de los derechos de los casi 80.000 ciudadanos que viven su día a día con una ostomía. Esta situación, que provoca un impacto severo en la calidad de vida de los afectados, trae consigo un cambio radical en los hábitos de estas personas y repercute en muchas ocasiones directamente en la relación con su entorno. “Estos pacientes necesitan el apoyo de todas las instituciones, tanto de profesionales como de la administración, para hacer visible su situación, ya que la población rehúsa hablar de este tema porque no es cómodo. Es muy necesario que la gente sepa que esto existe y que existe una patología que puede llevar a cualquier persona a tener una bolsa en el abdomen”, ha afirmado José Luis Cobos, director de Planificación Estratégica del Consejo General de Enfermería.

Situaciones cotidianas como entrar en un aseo público para hacer sus necesidades se convierten diariamente en una odisea para las personas con una ostomía, ya que, actualmente, no cuentan con las condiciones óptimas de higiene para poder cambiarse y desechar la bolsa, así como para realizar la limpieza de la zona antes de colocar el nuevo dispositivo. Esta problemática repercute en la satisfacción personal de los afectados, que ven como no pueden llevar a cabo una necesidad fisiológica básica igual que el resto de la sociedad. Desde ASOE, y ahora con el total apoyo del Consejo General de Enfermería, consideran imprescindible que, en primer lugar, todos los organismos oficiales cuenten con estos servicios adaptados y, posteriormente, iniciarán una campaña para que esta medida llegue también a los centros comerciales y grandes superficies. “Tenemos que cambiarnos la bolsa unas tres veces al día y para ello pedimos una mesita, un espejo para poder ver la ostomía y un recipiente en el que se pueda depositar la bolsa y que no perjudique a nadie”, afirma Félix García, tesorero de ASOE. Asimismo, hasta que estos baños estén implantados, García solicita que se les deje utilizar los preparados para minusválidos. “No es una minusvalía como tal, pero necesitamos unas condiciones especiales y muchas veces cuando intentamos entrar la gente nos mira y nos dice que no podemos pasar”, ha aseverado el tesorero. 

Durante la reunión, el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya, ha mostrado su apoyo sin condiciones a esta reivindicación y ha querido compartir con la asociación su compromiso con los afectados. “Desde hace años la institución que presido está muy vinculada con estos pacientes y esta reunión no hace más que resaltarlo. Las enfermeras somos una pieza clave en los cuidados de la ostomía y debemos potenciar la labor de las profesionales expertas antes, durante y después del estoma”, ha manifestado Pérez Raya.

La Organización Colegial siempre ha apostado por la figura de la enfermera estomaterapeuta, que ayuda enormemente a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Por su cercanía durante las consultas, estas profesionales son imprescindibles en cuestiones como el marcaje del estoma y la educación del cuidado tras la operación. “Gracias a la labor enfermera les ayudamos a que se reincorporen a su vida normal, laboral y social. Es una figura clave porque les da muchísima más calidad en su paso por la patología y enfermedad”, ha subrayado Marta Pérez, enfermera del Hospital Ramón y Cajal (Madrid) y asociada de ASOE. Su compañera, Inés Naranjo, estomaterapeuta del Hospital Infanta Cristina (Madrid), ha destacado que tienen que existir estas profesionales porque “estamos muy cercanos al paciente y le tratamos de manera integral, buscamos que llegue a hacer una vida normal a través de los cuidados”.

Cuidador principal

Asimismo, José Luis Cobos ha querido poner en valor el trabajo de las enfermeras con los cuidadores principales, ya que son los responsables, en muchas ocasiones, de que el afectado mejore día a día. “Tenemos que tener en cuenta que hay pacientes que por su edad o por la habilidad que tienen en el cuidado de su ostomía no son autosuficientes y requieren de un cuidador, habitualmente alguien de la familia. Nuestra labor es apoyar todo lo que sea la formación de este cuidador porque en muchas situaciones los afectados dependen de ellos para poder sobrevivir en el día a día”, ha añadido.

Para los pacientes, tal y como ha comentado David Muñoz, presidente de ASOE, las enfermeras son las encargadas de orientar y ayudar. “Te animan a seguir con una vida más o menos normal, a no encerrarte en casa, te dan información de los diferentes productos que hay y si tienes algún tipo de problema, están disponibles todo el día”, ha recalcado.

Más allá de la necesidad de que se implante esta figura en hospitales y centros de salud, desde ASOE ponen el foco también en los centros educativos, lugares en los que se hace aún más importante con los niños que portan una ostomía. “Una parte de los afectados que nos preocupa muchísimo son los niños. Hay bebés que nacen ya con problemas y tienen que ser ostomizados. Por este motivo, cuando llegan al colegio, ¿quién los cambia la bolsa? Esto para los padres es un problema grandísimo, que se resolvería con la enfermera escolar”, ha manifestado Félix García.

Ventanilla única

Acceso a colegiados

(Si no han comunicado previamente al Colegio su eMail, rogamos lo consulten y corrijan en la Ventanilla única)

Área restringida

Agenda

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom

Publicaciones

Formación

Himno de Enfermería

Volver